Resultados clínicos Expodepor: muerte súbita

Hace unas semanas publicamos un artículo dedicado a resumir nuestra experiencia en la Feria del Deporte Expodepor, en la que realizamos estudios cardiológicos de screening a un total de 72 atletas de MAPOMA. En la entrada de hoy vamos a hacer un enfoque más profundo en los resultados clínicos de los estudios en los que encontramos alguna patología.

La muerte súbita de un deportista, en algunas ocasiones incluso visualizada en directo por la televisión, es un suceso trágico que, aunque muy poco frecuente, tiene un impacto tremendo sobre toda la sociedad, ya que los deportistas son el paradigma de la salud. En la población de atletas la prevalencia de muerte súbita es superior a la de la población general.

Es necesario destacar que el deporte en sí mismo no es una causa de aumento de la mortalidad, sino que actúa como desencadenante de una parada cardiaca en un sujeto con cardiopatía subyacente, en la mayoría de los casos no diagnosticada previamente, es decir, desconocida por el deportista. Este desenlace tiene su lógica si pensamos que el realizar ejercicio es beneficioso para un corazón sano, pero que puede suponer un estrés excesivo para un corazón enfermo no tratado.

Estas enfermedades cardiacas pueden ser congénitas/hereditarias (como la miocardiopatía hipertrófica o la displasia arritmogénica del ventrículo derecho), y a éstas, según el deportista va cumpliendo más edad, se van sumando causas adquiridas como la cardiopatía isquémica (infarto agudo de miocardio).

Las distintas sociedades científicas, conscientes de la importancia de un diagnóstico adecuado de la cardiopatía en los deportistas, han desarrollado directrices sobre el screening previo al desarrollo de actividad física (revisión preparticipativa) como estrategia de prevención de la muerte súbita. En el pasado año 2014 han salido publicados varios artículos científicos en revistas nacionales e internacionales (o este otro artículo) sobre la efectividad de la estrategia combinada de historia, examen físico, electrocardiograma y ecocardiografía (ya sea esta última completa o focalizada exclusivamente a detectar determinadas enfermedades, que es lo que también se llama ecocardioscopia).

Como hemos mencionado anteriormente, realizamos el estudio cardiológico, compuesto por un electrocardiograma y una ecocardioscopia, a 72 atletas en Expodepor.

Por medio de la ecocardioscopia sugerimos un estudio cardiológico completo a cuatro participantes al evidenciarse: insuficiencia mitral ligera/moderada, cardiopatía hipertensiva ligera, aneurisma del septo interauricular e insuficiencia aórtica ligera/moderada. Ninguna de estas afecciones suponen un riesgo para la práctica del deporte pero precisan un estudio completo y posterior seguimiento.

Por medio del electrocardiograma remitimos a su cardiólogo de referencia a un participante, al ser diagnosticado de Síndrome de Wolf Parkinson White. Este síndrome se caracteriza por la asociación de una anomalía en el sistema de conducción cardiaco (vía accesoria) y la aparición de arritmias, lo que conlleva un riesgo de muerte súbita ligeramente superior al de la población general. Es importante destacar que el riesgo de muerte súbita no es igual en todos los pacientes con este síndrome, ya que depende de las características de la vía accesoria y no se recomienda la realización de deporte de gran intensidad hasta su caracterización completa.

Concluyendo, la práctica deportiva hace que vivamos más y de manera más saludable, pero es necesario asegurarse de que el corazón está preparado para soportar el esfuerzo. Por eso, es de vital importancia, antes de practicar deporte, realizarse, al menos, un electrocardiograma y una ecocardioscopia.

Fdo.: Dra. Gabriela Guzmán, Directora Médico eDiagnostic Cardiología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *